01 septiembre, 2010

El Cabildo

Hoja Cabildo, gentileza de Francesco de Vincenzo

Cabildo (Del Latin capitulum. Reunión de máximas autoridades). Institución procedente del mundo romano que más tarde, en el hoy territorio español, fue tanto eclesiástica como civil; los primeros gobiernos municipales (ayuntamniento y concejos) se constituyeron allí entre los siglos X y XV. Traída por los españoles, en América la institución se desarrolló con variantes hasta ser suprimida en el siglo XIX por los gobiernos independientes.

En América , los cabildos no tuvieron un desarrollo uniforme, debido a los diferentes niveles de riqueza e importancia política de las distintas regiones. Los había de mayor jerarquía en México y Lima, mientras en el Río de la Plata fueron los mas precarios. Sin embargo, el programa jurídico era similar, dado que estaba reglado por las Leyes de Indias.

La legislacion determinaba que en América debían localizarse en la Plaza Mayor.

Su función fue la de administrar los bienes públicos y ejercer la justicia. Además de ser la casa del Alguacil Mayor, debía controlar la limpieza de la ciudad, el abasto de alimentos y funcionar como cárcel. Constituyó durante la colonia, el más importante de los edificios públicos.

En 1608 se componía de dos locales de adobe, construidos por Juan Méndez, los carpinteros Hernando de la Cueva, y Pedro Ramírez. Hernando Álvarez puso las tejas e hizo los revoques.

En esta pintura de Léonie Matthis puede observarse el edificio del Cabildo tal cómo era en 1650. Su fachada con galería se abría a la plaza en 5 arcos, estaba pintado con cal y su techo era de tejas.

La Plaza Mayor. 1650. Aguada de L. Matthis >

En varias oportunidades fue agrandado hasta que En 1725, es derribado el antiguo cabildo y el 23 de junio comenzaron a levantarse los cimientos del nuevo edificio, bajo la direccion de los Arquitectos jesuitas Andrés Blanqui (fue uno elos mejores arquitectos de su tiempo en el Río de la Plata) y Juan Bautista Primoli.

En 1740 el Cabildo estaba casi construido faltando la torre y la capilla y varias dependencias interiores.

Festividad patrono de buenos aires en el año 1750 - Aguada de L. Matthis

La torre del cabildo por relatos escritos por el jesuita, Florian Paucke en 1749 ya estaba terminada en esa fecha decía "que la torre del Cabildo era alta y estaba cubierta de latón blanco".

El 20 de octubre de 1763, se encargó a Juan Sánchez de la Vega la adquisición de un reloj y una campana para la torre. El reloj, adquirido en Cádiz fue montado por el relojero francés Luis Cachemaille. Este reloj permaneció en la torre hasta 1856 en que fue transferido a la Iglesia de Balvanera de donde. En 1856 fue suplantado, previa modificación de la torre a efectos de darle mejor cabida, por otro adquirido en Londres a "Tawaites y Reed", según lo cuenta la historiadora Margarita Borsano.

1780 - Cabildo de Buenos Aires - Léonie Matthis

El Cabildo por entonces se componía de tres cuerpos, uno central de dos plantas y otros dos simétricos, también de alto, con 10 arcadas cada uno, y en cada piso, que se ubicaban a los costados. El estilo arquitectónico de este cuerpo, de orden clásico difería del resto. Poseía pilastras a los costados que atravesaban el balcón. Éste aparecía a lo largo de los 11 arcos. El cuerpo central terminaba en forma ondulada. Sobre el cuerpo central estaba la torre cuadrada con reloj y campana.

Después, los acontecimientos se encargarían de elevar al Cabildo a la consideración del pueblo y de la historia.

El primero de estos sucesos ocurrió en 1806, la Primera Invasión Inglesa. Aquel glorioso 12 de agosto, las tropas invasoras al mando de Williams Carr Beresford entregaron sus armas al pie de la galería del albo edificio. Desde el balcón, Liniers y Beresford presidieron la severa ceremonia.

La Reconquista de Buenos Aires (Óleo de Charles Fouqueray)

En la Segunda Invasión, el Cabildo se constituyó en el centro de la defensa bajo el mando de Martín de Álzaga.

Pero el gran protagonismo del Cabildo sucedió durante la Semana de Mayo de 1810. En esos días, el Cabildo, institucionalmente contrario a la Revolución, fue el escenario de la gesta que desembocó en la libertad de los pueblos del Río de la Plata.

1810

1822 - Acuarela de Carlos E. Pellegrini

Esta sería la primera fotografia tomada al cabildo de Buenos aires teoricamente fue sacada entre 1842 y 1850 y pertenece a la colección del Álbum Bourgoin.

En 1860 a la cúpula se le pusieron azulejos y en la parte superior una bola de metal que sostenía un parrarayos y una veleta. Para colocar un nuevo reloj que comenzó a funcionar en 1861, se debieron hacer arreglos en la torre.

El francés Pedro Benoit (el proyectista de la Ciudad de La Plata) modificó la fachada colonial por una de estilo clásico italiano. Se llegó al punto de desalojar del edificio su bonito techado de tejas. Elevó la torre a 3 pisos. En 1881 se la revocó y se le colocaron vidrios a la cúpula. Por entonces sirvió de faro para los barcos que fondeaban frente a la ciudad.

Quedó el Cabildo desequilibrado, en su cuerpo, protestando una fisonomía prestada. No lo beneficiaron para nada los cambios... Pero se avecinaban días peores.

En 1889 se quitaron tres arcos del ala norte, con motivo de la apertura de la Av. de Mayo perdiendo por lo tanto la simetría. El arquitecto piamontés Juan A. Buschiazzo, nacido en 1856 y con apenas 33 años , nombrado Secretario de Obras Públicas del Intendente Torcuato de Alvear, advirtió luego de una mirada profesional que, si se quitaban las tres arquerías, se corría el serio riesgo de que la enorme torre desequilibrante se viniera abajo arrastrando en su caída al resto de la edificación. El principal motivo de este presagiado derrumbe era que la torre estaba sujeta al resto de la construcción con grampas de hierro imposibles de remover.

Se tuvo, no había más remedio, que asir la piqueta nuevamente y echar abajo la torre de Benoit.. Y así quedó, desfigurado por largos años. Sin torre y con un ala más larga que la otra.

En 1926 perdió otros tres arcos del lado sur, al abrirse la Diagonal Sur Julio Argentino Roca. Fue casi, casi el final. Si se mira con los ojos de aquellos días, no había cabida para otra idea: sin torre, sin estilo, y con seis pórticos menos, sólo era un fantasma que podría ser demolido en cualquier momento.

Pero hubo una voz, la del Diputado Nacional Carlos Alberto Pueyrredón, que se alzó en defensa de los despojos históricos y queridos. En la sesión del 14 de septiembre de 1932, presentó un Proyecto declarando al Cabildo de Buenos Aires Monumento Histórico Nacional.

En 1933 fue declarado Monumento Histórico Nacional. En 1940 el arquitecto Mario Jose Buschiazo (Bs. As. 1902- 1970 arquitecto dedicado a la restauracion de edificios históricos) hijo Juan Buschiazo, quien se vió en la necesidad de quitarle la agarrada y torre de 1889, reconstruyó el Cabildo y trató de recuperar el estilo original. Basándose en fuentes documentales, pinturas, notas y daguerrotipos, logró retornarla a los días retenidos por las acuarelas de Leonie Matthis y Carlos Enrique Pellegrini.

Todo quedó como entonces, eso sí, del original, sólo se pudo conservar la Sala Capitular.

Durante la celebracion de Bicentenario de la Revolución de Mayo, las paredes del Cabildo cobraron vida con un show en 3D video mapping con la proyección de imágenes en movimiento acompañadas de efectos visuales y sonoros. Diez minutos de luz y sonido que hicieron un recorrido por los 200 años de historia argentina.



Fuentes: Diccionario de Arquitectura en la Argentina (Diario Clarin) // arquitecturaliquida.com.ar // wikipedia

No hay comentarios: