26 enero, 2011

Nueva hoja de afeitar "Clarín"

El Diario

El Diario Clarín fue fundado el 28 de Agosto de 1945 por Roberto Jorge Noble (9 de Septiembre de 1902 – 12 de Enero de 1969) con una tirada inicial de 60.000 ejemplares.

En la actualidad, Clarín es el diario con mayor tirada de la Argentina, siendo además uno de los de mayor difusión en el mundo de habla hispana, con una tirada que promediaba los 300.837 ejemplares diarios en junio de 2010.

El matutino tuvo como particularidad el ser uno de los primeros diarios del mundo en incluir un diseño más compacto (tabloide) en lugar del típico diseño sábana que usaban los diarios de ese entonces. 

La historia de Clarín es la aventura de un diario que irrumpió en la Argentina con la fuerza necesaria para hacer trepidar al periodismo de la época y modernizarlo. Sucedió en un tiempo tan breve que no se ha registrado hasta la fecha ningún caso similar a este tipo de publicación.

Noble fue un prestigioso abogado, hombre de letras, periodista, político y empresario. Actuando en la vida política llegó a representar al partido Socialista Independiente (PSI).

En 1930, fue electo diputado por la Capital Federal, pero su mandato termina el 6 de Septiembre de ese año a raíz del golpe militar encabezado por José Félix Uriburu. En los comicios del año siguiente, obtuvo una banca de diputado siendo designado vicepresidente de la cámara cuya presidencia ejercía Manuel Fresco.

Su partido impulsó el proyecto de Ley de Propiedad Intelectual y Artística, que se aprobó como Ley 11.723 y estaba destinado a proteger los derechos de autor de escritores, compositores y músicos. También se dió paso a la creación de la Comisión Nacional de Cultura, que Noble presidió, y del Teatro Nacional.

Cuando en 1936 en comicios fraudulentos fue elegido Manuel Fresco como gobernador de la provincia de Buenos Aires, Noble asume el Ministerio de Gobierno, el más importante del gabinete, que ejerce hasta que es forzado a renunciar en 1939 por el nuevo presidente Roberto Ortiz. Fue acusado de manejo de fondos públicos poco claros y de tener responsabilidad en fraudes electorales. Una de sus últimas medidas de gobierno fue la inauguración de LS11 Radio Provincia, perteneciente al estado provincial.

Al dejar el Ministerio se dedicó durante 3 años a la actividad agropecuaria en un campo de 3.000 hectáreas “Estancia Santa Maria” que había adquirido mientras era funcionario, pero no le fue bien económicamente. Desencantado de la política, empeñó su fortuna en un factor de poder real y decisivo: un diario.

Así en 1945 vendió casi todos sus bienes y adquirió bobinas de papel, porque sabía que al terminar la Segunda Guerra Mundial el papel de diario iba a cotizarse como oro. Su proyecto comenzó a tomar vida en un departamento del barrio de Once y allí nació el nombre: Clarín. Lo había tomado de una revista gremial de viajantes, a la que le pagó 5000 pesos para registrarlo a su nombre. "Clarín nació para despertar a una ciudad dormida", explicó entonces. La primera edición fue el 28 de agosto de 1945.


Al anunciar el lema que acompañaría al título “Un toque de atención para la solución Argentina de los problemas Argentinos”  hubo renovados reparos de ciertos consejeros algo temerosos. Es que el lema “Un toque de atención” parecía tener acento castrense y por entonces la Argentina vivía bajo un régimen militar consecuencia de la revolución de 1943. La réplica de Noble vino pronta: Toque de atención, pues convoca a las fuerzas ciudadanas, además de reavivar el ideario Sanmartiniano de progreso y grandeza con honor.

¿Porqué un matutino? Noble sostenía que debía aparecer por la mañana por una razón de fuerza insoslayable: “El diario de opinión y orientación debe ser leído desde temprano”. Y aquí, una anécdota: Rafael Ordorica, jefe de la agencia Associated Press en Buenos Aires, entrevistó a Noble pocos días antes de la aparición del diario y le preguntó:

—¿Por qué teniendo libre el campo de la tarde prefiere salir a luchar contra los gigantes de la mañana?
Muy sencillo. Porque en un concierto de tambores, salgo a tocar el clarín. Quiero dar una nota nueva. Y eso será Clarín en el periodismo argentino. Una nota nueva.

Se fundó por su inspiración, la Sociedad de Distribuidores de Diarios, Revistas y Afines (SDDRA).

En 1958 Noble se casó en México con Marta María Guadalupe Zapata Timberlake, pero como ella registraba un matrimonio anterior aquel acto carecía de efecto alguno conforme las leyes argentinas. La pareja tuvo una hija en 1958, Guadalupe Noble. Al comienzo de la década de 1960 Noble y Zapata Timberlake se divorciaron vía México (divorcio que no tenía efecto alguno en Argentina, desde el momento que se refería a un matrimonio inexistente) y en 1967 se casó con Ernestina Laura herrera. Ella tenia 38 años y el 65, la había conocido en 1946 y había sido su secretaria personal.

Hacia 1960, en sus primeros quince años de existencia en América Latina, el diario alcanzó la mayor tirada entre los diarios de habla hispana, una gravitación fundamental como órgano periodístico de opinión en la proyección nacional y continental y una casa para hacer diarios que constituyó la expresión más avanzada de su época.

Noble falleció de cáncer el 12 de Enero de 1969 durante una estadía en su estancia "La Loma" en Córdoba, dejando a Ernestina el control del Diario Clarín. Los herederos legales de Noble fueron su esposa Ernestina Herrera y su hija Guadalupe Noble, quienes luego de muchos años de batallas legales llegaron a un acuerdo para la división de la herencia.
Es dirigido desde 1969 por su esposa, Ernestina Herrera de Noble.

Manuel Fresco y el plan de consolidación urbanística de los municipios de la Provincia de Buenos Aires.


En 1936, las obras públicas (de edificios y caminos) son uno de los motores esenciales para la reactivación económica, en un país aún azotado por el crack mundial del 29. Bajo el lema “Dios, Patria y Hogar”, el gobernador Fresco (un hombre cuyas simpatías fascistas lo llevaban a saludar públicamente con el brazo en alto), decide encarar un ambicioso plan de edificaciones en los 110 municipios de la provincia para “dignificar el perfil oficial y paisajista de la región”.

El objetivo era crear fuentes de trabajo para combatir la desocupación generada por la gran crisis y orientadas a revertir el flujo de población rural a los centro urbanos.

Su Ministro de Obras Públicas José María Bustillo elige al arquitecto Francisco Salamone (Italia 1898 – Bs.As 1959) para consolidar urbanísticamente todos aquellos humildes asentamientos que hasta los años 30 seguían siendo sucedáneos de los fortines defensivos que se habían levantado a fines del XIX, o bien habían nacido como puntos intermitentes de concentración sembrados cada cincuenta kilómetros por la avanzada del ferrocarril.

En este contexto nace la obra de Francisco Salamone en los pequeños pueblos de la provincia de Buenos Aires. A una combinación delirante de elementos del art déco y el futurismo, del funcionalismo racionalista y el clasicismo monumentalista hay que sumarle el efecto que producen esas elefantiásicas y aluvionalmente mestizas construcciones sobreimpresas al inalterable horizonte pampeano, empequeñeciendo aún más esos pueblos de casas chatas y escasas calles. La espectacularidad de sus construcciones llegaban a elevarse a unos treinta metros, en comparación con el entorno urbanístico que las rodeaba, que generalmente no superaba los cinco metros de altura.

La influencia del Neofuturismo Italiano de Fortunato Depero, Nicolas Diulgheroff o Gio Dazzi sobre la obra de Francisco Salamone es mas que probable, si se tiene en cuenta no solo las similitudes, sino también las simpatías de Francisco Salamone por el régimen Musoliniano. Más aún cuando el régimen conservador se presentaba como un camino de modernización liderado por las elites vinculadas a las tradicionales estructuras agrarias del país.

A lo largo de 40 meses el enigmático como original arquitecto Salamone encara en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires edificaciones monumentales. Sólo construía mataderos, cementerios y palacios municipales. 

Realizó sus 73 obras en 31 localidades de 18 Partidos: 11 municipalidades, 16 delegaciones municipales, 11 plazas y parques, 17 mataderos, 7 portales de cementerios, 5 crucifijos, 2 remodelaciones y ampliaciones, 1 escuela, 2 mercados y un corralón.

El gran aliado material de Salamone en esta tarea fue el hormigón (llamado por entonces “piedra líquida”), una innovación que permitía no sólo conquistar las alturas sino de elocuencia hasta entonces inimaginable. A eso le sobreimprimía revoques lisos y uniformemente blancos (el color democrático, además de económico). También se encargaba obsesivamente del diseño de los interiores, combinando siempre geométricamente pisos de granito (que venía de las canteras de las sierras pampeanas), con aberturas de hierro, metales cromados y opalinas en los artefactos lumínicos y carpinterías en nogal.

Amante de las formas y conjunción de estilos, Francisco Salamone creó una obra que simbolizaba la avanzada de la civilización sobre el desierto y sintetizaba la voluntad de un futuro promisorio. Las altísimas torres atraen la mirada como un imán, en busca de la utopía que lo impulsó a crear esos monumentos de piedra que hoy sobreviven como faros en soledad de una sociedad desaparecida.
En 2002 los proyectos ejecutados por Salamone fueron declarados Patrimonio Cultural Bonaerense.
Cementerio Saldungaray 

Cementerio de Azul

Cementerio de Azul

Municipalidad Rauch

Municipalidad Laprida

Municipalidad Carhué

Cementerio Laprida

No se realmente como de la hoja de afeitar “Clarín” terminamos en la monumental obra del arquitecto Francisco Salamone, todo este juego de notas de “relaciones” que hacemos a partir de una hoja de afeitar, nos permite penetrar en un pasado no tan lejano de una Argentina que se presentaba al mundo como potencia y termino en …….

Matadero de Caruhé luego de la inundación

Fuentes: 
Wikipedia
blogs.clarin.com
Diario Perfil 28/3/2010
www.diasdehistoria.com.ar
www.elojodigital.com.sociedad 
Diccionario de arquitectura en la Argentina Clarin Arquitectura
Diario Página 12, El misterio de la piedra líquida 2/6/2002

No hay comentarios: