18 enero, 2014

Nueva Hoja "El marabu"


       
En los diccionarios, el marabú es un ave carroñera africana, o un arbusto espinoso, también de origen africano. Pero para Buenos Aires, "El Marabú" es uno de los nombres mágicos de lo que la noche porteña.

"El Marabú" Cabaret

 Fue Jorge Salas inmigrante español que funda el  Marabu en el año 1934. ubicado en Maipú 359 –entre Sarmiento y Corrientes-, transformándose en el tradicional cabaret de la noche porteña.

Los cabarets eran salones grandes con una amplia pista de baile rodeada de mesas y una barra, todo bien iluminado. En la puerta siempre había un portero uniformado con levitón, con botones dorados y una gorra con el nombre del cabaret.


Aunque solían concurrir parejas, la mayor parte de los asiduos asistentes eran hombres solos o en grupo, que iban a bailar con las alternadoras, a tratar de seducir a alguna o a escuchar a su orquesta favorita. En todo cabaret había una orquesta típica y una de jazz y a medianoche se presentaba un espectáculo llamado “el varieté”, que consistía en diversos números artísticos. El signo de importancia del cabaret estaba dado por la categoría de la orquesta típica que actuaba en él.
Las orquestas importantes trabajaban todos los días menos los sábados, pues ese día se presentaban en los bailes de los clubes y eran reemplazados en el cabaret por “la orquesta de cambio”. A muchas de estas las consagró el público sabatino.

Las alternadoras, milongas o coperas vestían de largo satén, cumplían un horario y su misión era hacer que los clientes las invitaran a sentarse a su mesa a tomar una copa. Una vez logrado esto, trataban de entusiasmarlo para que siguiera invitando y consumiendo. No podían salir del cabaret antes que el local cerrara sus puertas. 
      
Orquesta de Aníbal "Pichuco" Troilo
La orquesta que inicialmente amenizaba las noches del Marabú, era la de Luis D’Abraccio, finalizaba su contrato, Sales buscaba otro conjunto para su remplazo, fue asi como el 01 de julio de 1937 debuta la orquesta de Anibal Troilo “Pichuco” el primer tango que interpretó fue “Tinta verde” de Agustín Bardi siguiendo con “El carrerito” de Alberto Vacarezza y Raúl de los Hoyos cantado por Francisco Fiorentino, que también se encargó del vestuario del conjunto dada su condición de ex sastre.
Pichuco el día del debut. Abajo a la izquierda Fiorentino.
En un cartel que había en la entrada se leía:
”Todo el mundo al Marabú
Cabaret Marabu
la boite de más alto rango
donde Pichuco y su orquesta
le hará bailar buenos tangos”.



Troilo con "El Polaco" Goyeneche
Luego de Troilo casi todas las grandes orquestas actuaron en el Maranu:
Juan D´Arienzo, Carlos Di Sarli, Francisco Canaro, Ángel D´Agostino, Osvaldo Pugliese, Ricardo Tanturi, Alfredo D´Ángelis, Osvaldo Fresedo, etc. Y del jazz u orquesta característica como Feliciano Brunelli, los Hawaian Serenaders, Varela Varelita, los Cotton Pickers, Santa Paula Serenaders, Barry Moral, Eduardo Armani, etc.


La típica que actuó mas tiempo fue la de Carlos Di Sarli con Roberto Rufino y Carlos Acuña prácticamente el Marabú paso a ser el reducto del maestro.

Orquesta Carlos Di Sarli


En la década del sesenta, la crisis que se vivía en el ambiente artístico en general era bastante notable, El Marabú ya daba signos de disminución en la afluencia de público, no solamente en la cantidad, sino también en la solvencia de los concurrentes, cosa que se notaba en la disminución de las consumiciones, que habían caído notablemente.

Esta situación limitaba la contratación de los principales actores, por no poder
afrontar las obligaciones que significaban los contratos. Esta crisis económica perjudicó también a las principales orquestas ya que eran cada vez menos requeridas, lo que obligó a muchos directores a disminuir el número de componentes y a otros dejar la actividad. La permanencia de esta situación a través de un tiempo prolongado, determino que en 1965 el cabaret cerrara sus puertas.


En un intento de resurgimiento volvió a abrir sus puertas en mayo de 1984 con la presentación de la orquesta de Osvaldo Pugliese, pero fue por muy poco tiempo, además se dio una situación que resultó paradójica, esta sala que había sido refugio de los amantes del tango, y uno de los máximos difusores del género, ofrece un recital con el grupo de rock “Soda Estéreo” y en ese mismo recital “Los Abuelos de la Nada”.

"Como dos extraños"

 
El poeta José María Contursi era habitué del “cabaret”. Allí fue testigo de un drama pasional que le sirvió de inspiración para escribir el poema que, con la música que le había dado un tiempo atrás su amigo Pedro Laurenz sería convertido en uno de los más bellos tangos. Era la historia del romance de un mozo y una copera del Marabú. 

El Marabú solía buscar chicas para el trabajo de coperas y entre las tantas postulantes se presentó una noche se presento una joven de una belleza deslumbrante, que venía de la ciudad de Córdoba a buscar trabajo en Buenos Aires. Enseguida fue contratada por el responsable del personal del lugar. La joven entabló amistad con un mozo, cordobés como ella, y esa amistad fue creciendo hasta comprometerse como novios y con la intención de casarse.   
    
Pedro Laurenz
Una noche llegar al Marabú una persona acompañada de otros dos hombres, que sin permitir una palabra, tomaron a “la cordobesa” de los pelos y la arrastraron hasta sacarla afuera. La reacción de sus compañeros y de su “novio” fue unánime… Pero el hombre no permitió que lo agredieran, sacando de su saco una razón irrefutable: una libreta de casamiento, que sirvió para llevársela, sin discusiones. Era su esposa y él venía a rescatarla de aquel “antro de perdición”.
Pasados más de dos años del hecho, el mozo empujado por sus amigos fue a buscarla a Córdoba. Trató de recordar lo que ella le había dicho cuando estaban juntos y no le fue difícil ubicar el almacén de ramos generales, lugar en el que ella atendía en las afueras de la ciudad de Córdoba. Entró al boliche y la vio detrás del mostrador atendiendo a una señora. No daba crédito a lo que estaba viendo. En solo un par de años, la mujer se había transformado en “otra”. Obesa, desaliñada, desdentada, la mirada ensombrecida, allí estaba frente al mozo. Con lo ojos llenos de lágrimas, dio la media vuelta y se fue con el alma hecha pedazos.

Jose María Contursi
Cuando Contursi escuchó entre sollozos el relato del frustrado amante, escribió: El tango "Como dos extraños": 

“Me acobardó la soledad y el miedo enorme de morir lejos de ti / Que ganas tuve de llorar, sintiendo junto a mi la burla de la realidad / Y el corazón me suplicó que te buscara y que te diera su querer... / Me lo pedía el corazón y entonces te busque creyéndote mi salvación”. 

“Y ahora que estoy frente a ti parecemos, ya ves, dos extraños / Lección que por fin aprendí como cambian las cosas los años / Angustia de saber, muerta ya la ilusión y la fe... / Perdón si me ves lagrimear, los recuerdos me han hecho mal”. 

“Palideció la luz del sol, al escucharte fríamente conversar / Fue tan distinto nuestro amor y duele comprobar que todo, todo terminó / Que gran error volverte a ver, para llevarme destrozado el corazón / Son mil fantasmas al volver, burlándose de mí las horas de ese muerto ayer...”

"El Marabú" arbusto




El Marabú es un arbusto espinoso originario de África de la familia de las leguminosas, que se propaga con facilidad formando masas compactas e impenetrables que alcanza más 4-5 mts de altura, formando bosques impenetrables y cuya madera, muy dura, es perfecta para leña y carbón.
Este arbusto conocido también como “espina del diablo” por sus temidas espinas gruesas y punzantes, de hasta dos centímetros y medio de largo, o “aroma” , llegó a Cuba a mediados del siglo XIX donde es considerado una plaga, ya que afecta al sector agrícola y a los ecosistemas que invade, y es muy difícil de erradicar, ha llegado a ocupar 1.139.000 hectáreas, muchas de ellas de las mejores tierras de la isla.

      
No se sabe exactamente cómo llegó, pero muchos pobladores creen que fue en el vientre de camellos llevados a la isla caribeña en el siglo XIX, porque es conocido que el ganado contribuye a su expansión, al consumir sus semillas y luego diseminarlas en el excremento. 
La rápida extensión del arbusto en los campos cubanos se debe -según estudios de agronomía- a que no tiene las plagas que en África y Asia son sus enemigos biológicos y frenan su desarrollo.
 Es una planta muy difícil de erradicar, porque sus raíces, si no se eliminan por completo, originan numerosos retoños, aunque los campos infestados se corten y quemen, opone increíble resistencia a la sequía, y se reproduce con entera libertad en espacios abiertos y soleados mediante sus numerosas semillas
.
       
Sus daños en la isla son considerables, ya que literalmente -se adueña- de los terrenos que invade, y estos pierden sus formaciones vegetales propias.
 Como utilidad, la madera del marabú -muy dura-sirve para ebanistería, cercas o vallados y construcciones rústicas, y también como leña y para hacer producir un carbón vegetal de gran calidad.

       
Por su extensión en Cuba, puede ser una importante fuente de biomasa para combustible sólido de baja densidad, y de hecho se han realizado estudios sobre la producción de energía eléctrica en centrales azucareros a partir del uso de ese arbusto invasor.
 El marabú también es de alguna utilidad como planta apícola y fuente de alimento proteico para el ganado, especialmente el ovino-caprino, y en alguna medida ayuda a combatir la erosión.


"El Marabú" ave

El marabú (Leptoptilos crumeniferus) es un ave de aspecto poco agraciado que habita las zonas pantanosas y sabanas del África subsahariana. Este ave carroñera y cazadora de pequeños vertebrados (aunque se les ha visto capturando aves del tamaño de un flamenco en algunos lagos africanos) pertenece a la familia Ciconiidae.
Se podría decir que el marabú es el miembro de mayor tamaño de la familia de las cigüeñas. Un macho adulto puede alcanzar 1,5 metros de altura pesar hasta 8 kilos, mientras que las hembras son algo más pequeñas. Su fuerte pico de forma cónica puede crecer más de 30 centímetros, y le resulta muy eficaz para extraer los trozos de carne de los animales muertos.
Esta enorme cigüeña es una voladora consumada a pesar de sus dimensiones, pues sabe aprovechar sus dos metros y medio de envergadura para ubicarse entre los mejores planeadores. Durante el vuelo es la viva imagen de la elegancia: lleva la cabeza ligeramente metida entre los hombros y las largas patas extendidas hacia atrás. Domina con habilidad las columnas ascendentes de aire caliente (corrientes térmicas) para remontarse tan alto, que casi se pierde de vista desde el suelo; se sabe que algunos marabúes han ascendido hasta los 4.000 metros de altura.


Aunque esta ave ha sido despreciada por alimentarse de carroña, la verdad es que sus servicios son de gran utilidad. Si los cadáveres en descomposición que los depredadores dejan por las llanuras africanas no se eliminaran, se convertirían fácilmente en foco de enfermedades peligrosas tanto para los seres humanos como para las bestias. El marabú se encarga de retirar esos desperdicios. Junto con los buitres.

     
Se halla distribuido por las regiones cálidas de África. Habita lo mismo en las estepas y las sabanas que en las orillas de los ríos. Son especies gregarios, no territoriales, y suelen seguir los desplazamientos de los grandes herbívoros. Se le ve en compañía de los buitres.


Pese a su aspecto poco atractivo, posee hermosas plumas en la cola. Se le cazó a millares para exportar las plumas a Europa y América para adornar vestidos y sombreros de señoras. Anidan en colonias. Entre el macho y la hembra se establece un fuerte vínculo, Construye el nido en los árboles altos. La nidada usual consiste de dos a tres huevos, pudiendo llegar ha ser de uno hasta cinco. La incubación se toma de 29 a 31 días y es efectuada por los dos padres.
Los pequeños marabúes reciben cuidados extraordinarios, entre ellos un intensivo programa de alimentación, que incluye la ingestión de alimentos con alto valor nutritivo, como el pescado. Los pichones comienzan a practicar el vuelo de los 110 a 115 días. A las trece semanas se independizan de los padres. Crían por primera vez de los seis a siete años.       
No se le conocen enemigos naturales. En el pasado, el hombre fue su adversario más cruel: lo cazaba y le arrancaba las suaves plumas traseras para adornar con ellas los tocados femeninos. Afortunadamente para estas aves, la insensible matanza ha disminuido con el paso de los años, y su población está creciendo otra vez.



Bibliografía

http://fotosricardo-h.blogspot.com.ar/ http://elenavalenciano.com/2010/01/la-politica-del-marabu http://es.wikipedia.org/wiki/Leptoptilos_crumeniferus

http://www.watchtower.org/
http://es.encarta.msn.com/encyclopedia

http://www.combonianos.com/MNDigital/fauna/marabu.htm

http://www.flickriver.com/photos/ipsnoticias/tags/américalatinayelcaribe/
http://www.damisela.com/zoo/ave/otros/ciconi/ciconi/crumeniferus/
http://tangosalbardo.blogspot.com.ar
http://celebrityapprenticey.blogspot.com.ar
http://www.buenosaires.gob.ar/areas/cultura/
http://es.wikipedia.org/wiki/Leptoptilos_crumeniferus
http://www.watchtower.org/
http://es.encarta.msn.com/encyclopedia
http://www.combonianos.com/MNDigital/fauna/marabu.htm
http://www.damisela.com/zoo/ave/otros/ciconi/ciconi/crumeniferus/http://wikifaunia.com/aves/marabu/ http://serdebuenosayres.blogspot.com.ar/2013/01/el-gordito-en-el-marabu.html
http://blogs.monografias.com/el-buenos-aires-que-se-fue
http://www.clarin.com/ciudades/Historia-amor-Marabu
http://profesor-daniel-alberto-chiarenza.blogspot.com.ar/
http://enunfeca.blogspot.com.ar/2013/05/el-marabu.html

http://periodicovas.com/cabaret-marabu-una-historia-de-amor-y-abandono/

No hay comentarios: